jueves, marzo 15, 2007

Presentismo

Interesante. Son extractos de un artículo de Le Monde Diplomatique acerca del individualismo en el capitalismo, a su vez basado en 4 ensayos de Olivier Rey, Daniel Bougnoux, Eva Illouz y Micky McGee.

"(...) la libertad no puede existir más que sobre un fondo de renunciación: sólo comienza a desarrollarse cuando los límites son percibidos e integrados. La libertad individual, basamento de la democracia y condición para su perennidad, implica que el ciudadano se sepa mortal e hijo de mortal, uno entre otros, que rechace la ley del más fuerte y acepte reglas que le permitirán vivir en conjunto con otros. Ésta es la razón que le lleva a no limitarse sólo a sus impulsos, con el fin de poder, humano entre los humanos, contribuir a una historia común, y también escribir su propia historia. Es la razón que le hace comprender que el otro no es una cosa, sino un “yo” como él; es la razón a la que el ser humano le debe la humanidad, que lo hace capaz de tener derechos..."

"Desde el cochecito reformado, en el cual se supone que el niño aprehende libremente el mundo, separado de la mirada de los padres que le permite otorgar sentido a lo que ve, hasta el deslizamiento de la ciencia hacia la técnica al servicio del mercado, de la sustitución de la creatividad por el estudio del patrimonio literario, hasta el lugar que adquiere la clonación en la prensa y el imaginario, Rey da a leer un mundo que parece haber olvidado que la libertad se construye con la razón. Este mundo está en pleno acuerdo con la concepción económica liberal que se ha desarrollado precisamente al amparo de esas mismas ideas de liberación y de respeto del individuo sutilmente falseadas, “de la misma manera que, según los preceptos liberales, se supone que una mano invisible garantiza la prosperidad general, para que los hombres abandonen su pretensión de intervenir en la economía y se preocupen sólo de su interés personal, así también la auto-organización conducirá a los seres a la plenitud y a la felicidad”. En una sociedad en trance de “desinstitucionalización generalizada”, citando a Dany-Robert Dufour, el individuo está solo, conminado a auto-crearse, totalmente liberado de las restricciones, liberado de la razón, libre, locamente libre para escuchar los pedidos de su inconsciente y los del mercado, que no ama nada tanto como satisfacer sus pulsiones arcaicas."

"La importancia que se otorga a la expresión de sí mismo, esa aspiración a un mundo sin trabas, fuente de gozo, va a agrupar las manifestaciones bajo el expresivo término de “presentismo”. La constatación que establece es clásica, pero llamativa, porque ofrece una visión de conjunto: desde la prensa que requiere una lectura emocional al reemplazo de la “gran novela” de antaño por la “auto-ficción”, revestida del encanto propio de la modernidad: verdad de la confidencia, realismo del relato, proximidad entre el héroe y el lector; del clip al spot, pasando por el “live” (en vivo), lo directo, la interactividad, que permiten adherir “de veras” a lo que se da a ver, permitiendo creer y participar en ello, algo que a su manera también presentan las “instalaciones” y “performances”, con frecuencia dirigidas hacia el “efecto de lo real” y el compromiso “activo” del espectador..."
"(...) por complacerse demasiado en la “intoxicación emocional” que procuran todas esas bocanadas de “realidad”, podría terminar por desviarse hacia el olvido de la “cosa común”, y hacia los sueños o pesadillas, íntimas. En efecto, ¿qué ocurre cuando los individuos ya no tienen curiosidad por lo que afecta a su propio mundo, que es en gran medida lo que puede suceder con internet (aun cuando no pueda reducírselo a ello)? ¿Qué ocurre cuando se prefiere lo que actúa directamente sobre los nervios –la inmersión en la fiesta, la comunión con un sentimiento compartido, la “presencia pura”– al hecho de poner a distancia, poner en símbolos, en diferido, en resumen, cuando se prefiere lo “vivido” a la representación? Entonces, “se salta el recodo de una mentalización y su filtro crítico”, el “cuerpo a cuerpo” hace corto circuito con la razón, sella una adhesión sin debate, la representación desaparece en beneficio del surgimiento de “la vida”, lo que torna superfluo sino imposible cualquier puesta en perspectiva; como muy bien dice la expresión juvenil “pasarlo bomba”. El sentido-significado es pulverizado por el sentido-sensación, que basta para su legitimidad. Esto crea una “comunidad reducida a los afectos”, que no tendrá otro mundo común que lo común del narcisismo, y no habrá otro criterio de pertinencia de una obra que la fuerza del efecto producido instantáneamente, lo que, por otra parte, fue siempre muy bien comprendido por la propaganda de los regímenes totalitarios, grandes expertos en espectáculos de fusión."

"Como Olivier Rey, Daniel Bougnoux es un buen “inquietador”, y estos dos ensayos insisten en la peligrosa confusión operada entre masificación y democratización, al precio de una grave distorsión de las nociones de libertad y de igualdad. Pero aunque la inteligencia de estos ensayos regocija, planea sobre el lector la sombra de un profundo abatimiento, porque ya no se sabe muy bien qué pensar de esta evolución hacia un narcisismo destructor, tanto de la persona como de un proyecto colectivo. ¿Será que el ser humano tiene una naturaleza mala en el fondo, espontáneamente inclinada a privilegiar la satisfacción de sus deseos, y espontáneamente consagrada a la pasividad ante sus instintos egoístas? Esta crisis de los “valores”, crisis de la interioridad, crisis del contrato social, ¿es el sentido mismo de la historia de las democracias ricas? ¿Hay un encuentro fatal entre la evolución de las democracias y los valores preconizados por el liberalismo económico?"(1)

- o -

El artículo es mucho más extenso y rico... no me quiero imaginar lo que deben ser los ensayos.
Si bien por momento estas opiniones me parecen ligeramente retrógradas, no puedo afirmar que son erróneas. Me parece remarcable que señalen que la individualidad hoy en día está marcada por el consumo y por la "customización" de la persona. Un ejemplo clarísimo de tanto esto como de la tendencia a la "intoxicación emocional" son los blogs. Ese tema dá para largo y no quiero desviar la atención de lo que comunica este post.

Personalmente, concuerdo con la idea de que la individualidad debe surgir del análisis y de la reflexión crítica de lo que uno absorbe. Eso, lo podemos comprobar diariamente, se está perdiendo. De todos modos, lo que esto depara es tan negativo o distópico como uno quiera pensarlo. Tal vez estas cosas no sean tan perjudiciales como parecen. El tiempo dirá para dónde evolucionan.



1. Le Monde Dipomatique Edición Cono Sur online, Info Dipló II "La plenitud individualista", Marzo de 2007.

2 Ecos:

Blogger J resuena

Ante todo me tomo el atrevimiento de corregirte; "absorber" no "absorver", cual "sorbete".

Bien, es verdad, no es noticia nueva; el viejo panoptismo una vez más. Ni hablar que el hombre abusa casi sexualmente de las comas y tiene un estilo literario de pseudointelectual aburrido.

Mi aporte de hoy -si es que alguna vez aporté algo y si hoy asimismo aporto algo- va a ser doble:

1- Antes de ayer estaba leyendo a Arthur Schopenhauer y hacia una interesante analogía. La historia es a la humanidad, lo que la razón al individuo. Así como la razón -facultad de los conceptos o abstracciones- le permite al hombre escapar al presente, i.e. a lo inmediato, del mismo modo la historia funciona con la humanidad, la sociedad, el espíritu o como se lo quiera llamar.

2- La decadencia de los valores morales -no en el sentido de moralina, sino de ideales de vida- no es más que la consecuencia inmediata del gradual igualamiento entre la mediocridad y lo exigido.
En tales condiciones, las personas más capaces no sólo no actualizan sus potenciales sino que -lo que es peor- prefieren optar por un hedonismo que se caga en el futuro.
Esto se ve claramente en esa fase de transición entre la adolescencia y la vida adulta 18-25 (para ser generosos): se persigue el gozo instantáneo, lo fácil y lo de moda.

Sí. Yo tampoco digo nada nuevo. Todo esto se puede ver en muchos de mis comentarios y posteos.

Saludos Deuterio.

15/3/07 20:53  
Blogger D. (de Damián) resuena

oops, gracias J. Odio las faltas, le quitan credibilidad a lo que uno escribe.

16/3/07 09:08  

Publicar un comentario

<< Home